Larga vida a la terrible mezcla de aguardiente con tequila en Madrid. El guayabo al amanecer era indescriptible e interminable pero valió la pena esta experiencia con estos nuevos grandes amigos.