Aquí nos perdimos en sus calles, nos antojamos de miles de cosas extrañas y confirmamos que San Francisco lo tiene todo.